20 abr. 2008

Oníricamentoro



He soñado que un toro me atacaba.
Cuando miro el significado en un diccionario de sueños... descubro que puede ser un mal presagio. Que el toro representa a mi superior y que tendré problemas económicos y me quedaré sin trabajo. Pero en cambio, si en el sueño hubiera matado al toro, hubiera salvado la situación.

Que humillante me parece.

Te imaginas que descubres, que un tio como Freud o Jung, hubieran hecho una "Psico-interpretación" de soñar con tu muerte, como la interpretación del triunfo sobre una desgracia?

Que cruz lleva el toro... entiendo que el toro representa virilidad, fuerza, furia. (estado, este último que nosotros provocamos, claro. Aver quien no está furioso en una situación como la suya), pero os puedo asegurar que conozco gente que me da más miedo que un toro, por su fuerza, su furia, y por el descerebro.

Contrariamente, si siento que el toro es noble. Porque el hecho de soñar con su ataque, debe simbolizar esa desgracia? ¿porque no sueño que me ataca... no se... Bush, por ejemplo?

El toro es noble, es solo un toro. No tiene maldad.

5 comentarios:

manly dijo...

¿Pero qué haces leyendo esos libros? (con todo mis respeto hacia quien cree en ellos). Lo de los presagios no tiene nada que ver con una interpretación psicológica de los sueños. De todas formas, vaya pesadilla que tuvistes ¡¡¡¡

Generacion dijo...

Bueno, mas que la pesadilla en si, me jodió la interpretación que leí...
un saludo!!

RENÉ dijo...

jajaja..
mira hay un librito..que dice que si sueñas con una copa de vino.."regalo inesperado..mejoría en lo económico.."2
jja..cambia de imagen en tu próxomi sueño
genial el comentario anterior que te dejaron..
un abrazo ,amigo

Miski dijo...

Para mi vergüenza se celebró en mi pueblo una corrida de toros cuyo beneficio, para mayor escarnio, iba destinado la la restauración de un convento...ya se habla de la próxima corrida, claro está se ha movido dinero, y temo que a la tercera ya empiecen a hablar de tradición los seudopaletos.
Un saludo y caña a los toreros.

Borgoth dijo...

Todos, absolutamente, todos los animales no tienen maldad alguna, a execpción, evidentemente del ser humano.